domingo, 7 de agosto de 2016

De luxe...


El olor a césped recién cortado llega hasta el sillón donde casi siempre me encuentro...
Echo una leve mirada y me doy cuenta que el vecino de a lado a decidido podar su crecido pasto, y sonrío al recordar que hace unos días lo había intentado ya pero su guiro (creo que así se llama el aparato para cortar zacate) se descompuso cuando recién había comenzado... pensé también en pedirle que se pasará al mio ya que también está crecido y no encuentro por ningún lado el número de teléfono del jardinero que ya ha arreglado el jardín anteriormente...
Desterro la idea de mi cabeza y dejo al vecino trabajar en paz mientras lo observo mover de lugar su moto blanca... y sigo leyendo el libro que recientemente me obsequio mi amor, "la chica del tren"... solo basto publicar en mi facebook que lo estaba buscando y un día me llego al trabajo con el libro y una gerbera rosa... Me encanto... siempre me sorprende con algo...
Suspire al recordarla... y pensé que si ella estuviera aquí conmigo no estaría tan aburrido mi día... porque sus ocurrencias son variadas y siempre divertidas... recordé cuando se pone a bailar me hace sonreír sin dejar de mirarla... (Suspire otra vez)...
Volteo a buscarla entre los cuartos e imagino que estára en la cocina preparándome ese pan de limón que me dejo en el refri... no quiero estar triste como me lo pidió pero es inevitable, me hace mucha falta... aunque me consuelo saber que los días pasan muy rápido y con su pasar la traerán de vuelta aquí ... A nuestro nido...
Sonrío de nuevo ya resignada y alentada, el vecino a dejado de podar su césped y apago su guiro, me da gusto pues ya empezaba a molestarme el ruido del motor, acomoda de nuevo su moto y yo miro la mía con gusto, esa también fue un regalo de mi amor... "la chopper de luxe" la hemos bautizado así como también apodamos al "majestic"... bueno ya se que somos un clásico par de locas...

Veo de reojo de nuevo hacia afuera y están ahí en el jardín de a lado el vecino y su mujer quien ha llegado cargada de bolsas de mandado, el se apresura a ayudarle, se introducen a su casa y desaparecen de mi vista... su vida monótona me parece más aburrida que mi dia... por fin dejo de observar su casa y me concentró en terminar de leer mi libro... mientras recuerdo entre sonrisas que la moto blanca que siempre está en el jardín de a lado no es del vecino si no de la vecina...

(Dos días sin ti, me parecen una eternidad... vuelve pronto mi amor... te extraño) ...


No hay comentarios: