miércoles, 30 de diciembre de 2015

¡Ausch!...


Las 7:30 a.m. En vacaciones invernales, con un frío que penetra hasta los huesos, de ese que te provoca a estar bajo tus cobertores y no querer ni siquiera dejar escapar tu mano porque se te enfría...
Un poco desvelada porque me trasnoche hablando por whapps... total me da igual, pues son vacaciones y tengo el privilegio de levantarme a la hora que yo quiera... pero... no ... esta vez no sera así... porque un ser hermoso pero huraño decidió que era una buena hora para despertarme... dado el caso de que por sus actividades matutinas el hermoso ser huraño tiene que estar de pie desde muy temprano... y ha decidido marcarme para darme los buenos días e invitarme a despabilarme de mis gratos ensueños... Me timbro y a duras penas tuve que incorporarme pero el deber del amor que me desborda por quien me busca muy de mañana me basta para no sólo sacar mi mano, si no también mi cuerpo entero...
Es que es tan placentero escuchar la voz de quien se ama... que más que sacrificio soy capaz de hacer una manda... bueno ya me fui a los extremos, pero es algo parecido... en fin, me quedan solo 8 días de vacaciones las cuales me parecieron escasas... sobre todo porque interrumpieron los planes que habíamos echo el ser huraño y yo para pasarla estupendo... un día como si nada le avisaron que ya tenía que presentarse a sus labores... así tan repentinamente... y no tuvimos más que mirarnos tristemente y cancelar nuestra ida al cine, pues mi amor tenía que levantarse temprano... y no sólo cancelamos lo del  cine, si no que sacrificamos otros planes mayores... y eso si que es un sacrilegio... osea francamente no es de ¡Dios!...
Y a qui estamos solo hablándonos a travez de una bocina auricular pudiendo haber realizado grandes actividades... dirán que soy incorfomista, porque muchos desean unas breves vacaciones pero desde hace ya casi un mes que me ha dado por disfrutar mucho esos leves momentos que me brinda mi amor... y es que si no está aquí conmigo definitivamente lo repito esto no es de ¡Dios!...

Te extraño mucho mi Grumpy... 

No hay comentarios: