viernes, 22 de enero de 2016

Si...


Intente mirar sus ojos directamente pero la emoción me ganaba y logro que me volviera vulnerable...
eran las palabras que quizá toda mujer desea escuchar algún día de su vida... pero usualmente su deseo es escucharlo de la persona que ama...
y aquí estaba justo frente a mi esa persona que amo, pronunciando las palabras mágicas...
fue una propuesta seria, lo supe al escuchar la manera en que me lo expreso... ademas de su forma original de plantearlo, me gusto mucho su manera informal pero muy directa y clara...
no pude evitar sonreír a mis adentros, la emoción me invadió y mi corazón comenzó a latir con fuerza mientras rodeaba su cuello con mis brazos... y me pegue a sus labios gruesos, suaves, ricos...
-Te amo-
me dijo
-yo también te amo-
le dije
-¿entonces?... ¿cual es tu respuesta?-
pregunto sonriendo, mientras buscaba mi esquiva mirada
-sabes bien cual es mi respuesta-
respondí
-no, no la se , dímela tu, quiero escucharla de ti-
me dijo impaciente
-claro que si mi amor... tu sabes que eso es lo que yo deseo también, se que esto a pasado de manera express pero ha sido realmente gratificante compartir estos momentos últimamente contigo, siento que te amo y nada me haría mas feliz que continuar por muchos años disfrutando mi vida a tu lado-
-¿muchos años?... ¿porque muchos?-
-¿como que porque muchos? ¿osea que no quieres que duremos muchos años?-
-no... yo no quiero que duremos muchos años-
-me fije en sus ojos de nuevo sumamente desconcertada, por su respuesta, estaba apunto de bajar la cabeza cuando me tomo el mentón y fijo de nuevo sus ojos en los míos
-yo no quiero que duremos muchos años mi amor... yo quiero que duremos todos los años... todos los que nos quedan... te amo tanto que me no dudo en pasármelos contigo todos...-
-¡ah! vaya... ¡me asustaste!-
le dije sonriendo
-¿entonces? ¿te pasarías todos los años conmigo? ... porque yo si quiero casarme contigo... ¿nos casamos?-
pregunto de nuevo mientras me abrazaba... y yo pegándome mas a su cuerpo, baje un poco mi cabeza hasta posarla en su pecho... ese pecho tan grato donde estas ultimas noches me ha dado por escuchar la tranquilidad del mar... ese mar al que ahora... ya no temo... ¿ y como temerle si ahora lo cruzaría a su lado?...

Casemonos mi amor... casemos cuando tu lo desees... ¡TE AMO!...






No hay comentarios: